berlin-alemania.jpg

Berlín es la capital de Alemania. Se trata de una ciudad tranquila, poco ruidosa y con escasa contaminación. El tráfico no es un problema ya que la bicicleta es el medio de transporte preferido por gran parte de la población, contando también con los llamativos bicitaxis. Esta relajación se respira en el ambiente y en sus gentes, aficionadas al deporte y la naturaleza. Es común ver a los berlineses disfrutando de los abundantes espacios verdes y lagos de la ciudad.
La oferta cultural en Berlín es muy amplia: museos, cabarets, espectáculos y conciertos a lo largo de todo el año. Además celebra más de 400 ferias y congresos.
Se puede decir que ha sido y es un referente mundial en cuanto a arquitectura. Esto queda patente en sus palacios, como el de Charlottenburg. También llaman la atención los llamados “Plattenbauten” o edificios planos de los barrios del este, construidos en la era comunista y vacíos en la actualidad desde la II Guerra Mundial.
Lo que no puedes perderte en tu viaje son los restos del Muro de Berlín o Muro de la Vergüenza, que dividió a la ciudad desde 1961 hasta 1989 en Berlín Oriental y Berlín Occidental. Quizás ésta es una de las razones por la que la ciudad posee contrastes únicos que se dejan notar en la actualidad.
Si lo que quieres es disfrutar la noche, Berlín no te decepcionará. La vida nocturna berlinesa es muy conocida y diversa, ya que te ofrece gran cantidad de ambientes y gentes muy variopintas, bares y clubes para todos los gustos. Bandas en directo cada noche de todos los estilos musicales, para escuchar o bailar. La noche en Berlín está más viva que nunca y cargada de nuevas tendencias.
Para los que busquen la cara más alternativa de Berlín, Tacheles es un adificio donde conviven artistas muy diversos y que han convertido este lugar en un centro contracultural.
En cuanto a la gastronomía, también es muy rica y variada. Comidas para todos los gustos y procedentes de todo el mundo que se mezclan con la cocina típica berlinesa. Carnes acompañadas de verduras en guisados, pescados y mariscos preparados de mil formas distintas, y el famoso sauerkraut(col fermentada), quizás  no apta para todos los paladares por su sabor característico.
En definitiva, Berlín puede ser una buena opción para una escapada de fin de semana, para disfrutarla de día y de noche.