No nos acabamos Lisboa, una ciudad excepcional a la que podemos llegar en los meses de primavera, donde el sol sale y el frío no es tan acusado. En la ciudad, destacan por encima de otros, los barrios centrales del Alta, Baixa y Chiado, ubicados todos ellos en el centro histórico.

Las bajadas y subidas protagonizan la zona de Alta y Baixa, y también Chiado, pues todos los barrios están realmente interconectados. En la parte Baixa, la plaza de Rossio es el eje central, desde donde partes un gran cojunto de calles hacia estos barrios y también hacia el castillo y la Alfama.

Su parte más nueva y algo llana con zonas peatonales con muchas tiendas comerciales modernas se sitúa en la parte baja, donde son comunes los restaurantes más tradicionales, con típica cocina portuguesa a precio muy barato. Por 10 euros tenemos un gran plato de bacalao acompañado con patatas y arroz, postre y bebida. En esta parte también se sitúa el famosos Ascensor de Santa Justa, que nos lleva directamente a la parte de alta. Desde arriba podemos ver una vista incomparable de toda la ciudad. Es uno de los monumentos de máximo interés turístico y de gran tradición.

También podemos recorrer estos barrios con los tranvías de la ciudad. El más tradicional es el número 28 que nos llevará por un gran tour turístico. Parece que el tranvía vaya a chocar en cualquier momento, pues alcanzan una velocidad algo considerable, teniendo en cuenta la antigüedad de este transporte. Pero la seguridad también es total.

En Alta hay algunos centro comerciales y tiendas famosas. Es, también, uno de los barrios más nuevos y bohemios, porque últimamente se han instalado tiendas de segunda mano, de diseño y bares y restaurantes algo vanguardistas. A su vez, es la mejor zona para ver un espectáculo de fado, en un lugar tradicional, donde hay que quedarse a cenar. Compara precios y elige el que sea de tu agrado, pues algunos son realmente caros y la comida no corresponde a la relación calidad-precio.