nueva-york2.jpg

¿Un fin de semana en Nueva York? sí, realmente vale la pena porque es una ciudad monumental donde poder pasar perfectamente un fin de semana largo. Recomendamos, de todas maneras, volver a la Gran Manzana siempre que se pueda, pues hay muchas cosas que ver que te dejarán del todo impresionado.

Una cita imprescindible es el Central Park, uno de los parques más grandes del mundo. Se pueden realizar un poco de todo, desde desayunar a primera hora de la mañana, correr y practicar deporte, visitar los lugares de interés o hacer un pic-nic. Hay diversidad de lagos y monumentos, con lo que es una jornada realmente enriquecedora. En Central Park está el homenaje a John Lennon, justo delante de donde fue asesinado al pie de su apartamento donde vivía en la ciudad.

Los barrios diversos de Nueva York demuestran una mezcla de armonía, ritmo bohemio y tranquilidad. Unas señas que definen a Brooklyn, con casas residenciales realmente curiosas, como podemos ver en las películas. Pero, a la vez, es nucleo de jóvenes artistas que han ocupado antiguas fábricas para montar sus galerías de arte, empresas o tiendas de ropa de segunda mano. Perderte en este barrio es una de las mejores que hacer en la ciudad.

No te olvides de cruzar el puente de Brooklyn que la separa del centro de Manhattan. Es ideal pasearlo a pie con toda tranquilidad, ya que es algo largo. La bicicleta también es otro transporte para cruzarlo. Tras este esfuerzo, llega la hora del cóctel. Sobre las 18.00 de la tarde suele haber 2×1 en la mayoría de bares del centro de la ciudad. Sofisticadas coctelerías o restaurantes en los que beber los mejores combinados a precios totalmente asequibles. La tradición marca que debe tomarse justo antes de la cena.

Es curioso dar una vuelta por Broadway. Allí se reúnen muchos teatros, cines y salas de espectáculo. Las luces, los colores, las nuevas atmósferas dibujan expresiones modernas que nos dejan literalmente con la boca abierta.

Subir al Empire State es una experiencia única. Se llega en ascensor a lo alto de todo y verás los rascaciones y los tremendos edificios a tus pies. Recomendamos poderpor acercanos por la tarde y quedarnos hasta la noche para ver el paisaje cambiante y lleno de luces cuando empieza a la noche.

Foto: www.sxc.hu