nuevayork.jpg

¿Qué tendrá Nueva York que nos deja a todos encadilados? una gran diversidad en la que hacer muchas actividades a la vez. Pero no te satures, que la ciudad está cargada de ritmo y mezcla de culturas en todos sus barrios para saborearlas.

Así, se organizan en comunidades que ya son grandes barrios donde hay comercios, bares y restaurantes especializados. Tal es el caso de Chinatown, donde se concentra la comunidad china de la ciudad. Es todo un escaparate de comida asiática, de tradiciones ancestrales que parece que de golpe te has trasladado a este país.

Pero no, la magia de Nueva York te lleva a estos lugares, donde siempre descubrirás algo nuevo. Los mercados chinos nos dejan especias y alimentos de toda índole que sorprenden bastante por la cantidad de productos, algunos nunca antes vistos. Es el momento de comprar lo que quieras para cocinar al momento, eso sí. Los restaurantes son de distinta clase, algunos sencillos, pero con rica comida asiática, otros más lujosos, y hay algunos que dejan bastante que desear por su aspecto.

Muy cerca está el barrio italiano. Little Italy, la verdad es que uno se lo espera más grande porque se ha reducido a unas cuatro calles, aproximadamente. Allí son comunes las trattorias, las pizzerías, los restaurantes italianos donde probar pasta de calidad y algunos establecimientos únicamente regentados por italianos.

La comunidad judía se extiende por toda la ciudad, pero hallamos una zona de máximo interés, en Brooklyn, con casa, establecimientos, sinagogas, colegios… exclusivamente para la comunidad judía. Es muy interesante caminar por esta zona, que muchas veces te la encuentras por casualidad. Es como hacer un viaje en el tiempo, pues encuentras niños y niñas vestidos como de siglos pasados y mujeres y hombres con sus trajes típicos. Si quieres algún productos especial, no vayas en sábado pues todas las tiendas están cerradas.

Los latinos proliferan en Nueva York. Están en el centro, en Manhattan, y en prácticamente todos los barrios. No es de extrañar que hablemos castellano en restaurantes, bares, taxis, metro, autobuses… pues es el segundo idioma más hablado de Estados Unidos. Así que si no dominas inglés, no te esfuerces porque acabarás hablando español con casi todo el mundo.

Foto: www.sxc.hu