nueva-york4.jpg

Seguimos en Nueva York, la ciudad sin fin. Este agosto no podemos perdernos un viaje que nunca olvidaremos a la ciudad madre de todas las ciudades del mundo. Esta vez, elegimos los mejores museos del centro, en este caso el MOMA, Museum de Arte Moderno, de entrada gratuita, aunque puedes dejar lo que quieras de pago.

Es uno de los más completos de este arte, en el que se exponen obras de todos los artistas mundiales, con un apartado especial a Miró, Dalí, Tàpies, Picasso y otros de reconocido renombre del arte más moderno y contemporáneo. Recorre sus salas y hazte con un mapa para no perder detalle. Además encontramos las últimas disciplinas, a parte de la pintura, tales como la fotografía, el video, el documental, la cinematografía o la escultura.

Las exposiciones, tanto temporales como itinerantes, son nunca vistas y de gran interés para los amantes de este tipo de arte que traspasa fronteras. En su interior encontramos un gran jardín, muy original y colorista, con un pequeño estanque y asientos donde leer, descansar y simplemente pasar el rato.

El Metropolitan es uno de los museos más grandes del mundo donde se esconden los tesoros más valiosos de todas las épocas: prehistoria, egipcio, románico, gótico, visigodo, renacimiento, surrealismo, siglo XIX… hasta nuestros días. La verdad es que es muy grande y es posible que no te de tiempo a verlo todo, elige bien las obras que quieras ver, sino puedes cansarte demasiado.

Recomendamos ir bastante pronto o a la hora de la comida porque suelen formarse largas colas en su entrada. Aprovecha para hacer un alto en el camino y comer en su restaurante. Es la mejor forma de reponerse y seguir con las aplias salas, si estás poco tiempo en Nueva York y quieres ver mucho arte. Destacar que también es gratuito, pero se aceptan donativos para mantener las obras del mundo. Todo sea por el arte.

El Guggenheim es toda una institución. En Nueva York se halla uno de los más sofisticados, donde el interior de su edificio destaca por su particular arquitectura de forma redonda. Se dube andando bordeando cada planta y es muy original. En él se concentran las exposiciones temporales de mayor renombre. Aquí la entrada es de pago porque es uan fundación privada.