España se reafirma como potencia mundial de cruceros al ser lugar de paso o de partida de grandes barcos que hacen recorridos por diferentes partes del mundo. Especialmente para el Mediterráneo, Barcelona ocupa la 5 posición a nivel general, pues en su puerta hacen escalada algunos de los barcos más lujosos.

Pero también han aumentado el número de pernoctaciones en el sur del país, y en Canarias, también gracias a la zona. Ir de crucero es una de las aventuras más fascinantes. Ya sea para Semana Santa, las vacaciones de Navidad o en todo el año, te pemite descubrir nuevas ciudades mientras nos alojamos en grandes hoteles flotantes que nos llevan de un lugar a otro.

Los buques actuales son seguros, de alta calidad y poseen nuevas tecnologías y todas las infraestructuras necesarias para unas completas vacaciones. Y es que no falta de nada. Los camarotes o habitaciones son cada vez más espaciosas y la infinidad de servicios se multiplica.

Además de contar con varios restaurantes, ofrecen una programación especial y entretenida para estar siempre ocupado. Casino, juegos de azar, discoteca, bares temáticos, spas, piscinas, saunas, solarium y hasta centros de belleza como peluquería y otros. Estos son sólo algunos de los ejemplos de las actividades que podemos hacer. Además, algunos de los buques que parten de los puertos españoles cuentan con personal de habla hispana y otros idiomas.

Algunos paquetes de cruceros nos ofrecen todo incluido. Ello quiero decir que tienes acceso a las comidas y cenas a las bebidas y los servicios de spa o discotecas. Además, se suelen realizar toda clase de fiestas donde los turistas pueden ir disfrazados o conocerse entre si con actos sociales. No faltan los conciertos por la noche, los bailes, las actuaciones musicales

Los cruceros por el Mediterráneo son unos de los más demandados. Permiten visitar algunas ciudades españolas como Barcelona o Málaga, tierras francesas, Italia (con parada en Roma), y hasta las islas griegas. Algunos llegas hasta Turquía y permite exprimir varias culturas en unos días. La ventaja es que puedes dar vueltas en cada destino a tu aire y volver al barco a dormir o a descansar.