El Consejo de Ministros acaba de aprobar el Plan Nacional e Integral de Turismo (PNIT) que ofrece nada menos que 28 medidas con más de 100 acciones para impulsar la competitividad de las empresas turísticas.

Este plan es uno de los más destacados e importantes que se presentan en España, dado que el turismo es un sector que marca la riqueza económica del Estado y es clave para la recuperación de bienestar del país.

Los objetivos principales que marcan este Plan es la fuerza de la Marca España, mediante toda clase de promociones con el fin de hacerla crecer a nivel internacional. Para ello se orientará la promoción a mejorar esta notoriedad. Turespaña realizará campañas conjuntas con el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) para la búsqueda de sinergias en este mercado.

El plan está totalmente orientado al turista, con el fin de fidelizar a los extranjeros. Las campañas que se llevarán a cabo para ello se basan en la promoción de destinos de interior y hasta el establecimiento de bonificaciones en las tarifas aeroportuarias para días valle en los aeropuertos de Canarias y de los meses de invierno en los aeropuertos de Baleares.

También se ponen en marcha nuevas líneas de crédito para las empresas turísticas. Lo que se pretende con ello es que renueves sus instalaciones e infraestructuras, y se adapten todas a las TIC. Se pretende crear una red de Agencias Gestoras de Experiencias Turísticas en Destino. Ello engloba la homogeneización de establecimientos hoteleros, rurales y campings. La calidad de cada establecimiento vendrá marcada por inspecciones con el fin de que se respeten normas básicas, algo que ya cumplen la mayoría de establecimientos del país.

En este plan también se quiere modificar alguna leyes, siempre relacionadas con el sector, como la Reforma Laboral, en la Ley de Costas, en la de Arrendamientos Urbanos o en la Ley de Aguas.

El fomento y la ayuda a los emprendedores será un eje clave. Con toda clase de convocatorias, ayudas, préstamos y subvenciones, además de asesoramiento profesional.