arts.jpg

Barcelona se ha convertido en centro de vanguardia por sus importantes edificios. Y los hoteles no son ninguna excepción. Los hay de diversos tipos: de diseño, boutique, con encanto, de lujo, de vanguardia

En el eixample y el centro se encuentran algunos de los más emblemáticos y antiguos, que han sido reformados, introduciendo un diseño siempre innovador. Si eliges un gran lujo, que además ha sido catalogado como mumentos modernista por excelencia, debes alojarte en el Hotel Casa Fuster.

Un 5 estrellas Gran Lujo con categoría de Monumento, que te hará sentir como un rey por una noche. La cadena de hoteles Center lo adquirió el año 2000, respetándo al máximo su originalidad y símbolos modernistas. En su interior, resaltar el salón modernista de la primera planta, ahora es un café abierto a todo el público que quiere recuperar el espíritu de las antiguas tertulias de la ciudad de hace dos siglos atrás.

Hotel Cram, ubicado en el eixample barcelonés, es todo un exponente de luz y color. Su diseño es característico. Su obra de interiorismo mezcla aires orientales con formas del todo vanguardistas y algo minimalistas. Es curioso que su fachada va cambiando de color según el día, gracias a luces leds que lo dotan de personalidad.

En el barrio gótico nos topamos con una obra de arte: un bello palacete del siglo XVIII da la bienvenida a un alojamiento reformado de primera línea, Hotel Neri, extremadamente cuidado y exclusivo, pues cuenta con tan sólo 22 habitaciones. Aunque ha sido rehabilitado, el alojamiento respeta las características de un edificio de aquella época, señorial y vanguardista, y mezcla lo más moderno con las estructuras antiguas.

La zona Forum, cerca del mar, se está llenando de grandes y lujosos hoteles. Hotel Arts es un ejemplo, que se inauguró con las Olimpiadas de Barcelona. En él suelen alojarse las estrellas famosas cuando vienen a Barcelona. Su grandes habitaciones y apartamentos permiten estancias continuadas a vistas inigualables junto al mar.

Situado en un impresionante edificio de 120 metros de altura, en una de las zonas de crecimiento de Barcelona, como es el 22@ en Poblenou, Hotel Me tiene un año de vida y ya da mucho que hablar. Sofisticación, elegancia, glamour… todo esto es un alojamiento que destaca por su altura, pero también por su colorido, tanto en el gran lobby, la terraza, el bar de copas, como las habitaciones, también mirando al mar.