asturias.jpg

Hay quien prefiere la playa y el calor intenso durante verano y otros quieren refugiarse en la montaña o sentir el fresquito del Norte de España. La riqueza de su paisaje nos llena de emoción nada más pisar Galicia, una joya de la naturaleza para poder visitar durante todos los meses del año.

Además, podemos hacer el camino de Santiago con diversas paradas en albergues y alargarlo o solo caminar la última etapa. Es otra manera de descubrir su naturaleza y los hermosos pueblos que vamos dejando por el paso. Estos parajes nos dejan leyendas que perdurarán para siempre.

Otra opción es llegar a la costa gallega, bañarnos en sus playas y refrescarnos mientras observamos el verde intenso de sus montañas al lado. En esta comunidad se come muy bien, así que no podemos dejar de ir a algún restaurante pesquero y comernos una mariscada o un pescado fresco traído por los marineros y pescadores.

Asturias tiene mucho que dar. Bordeando el mar, también posee playas de alta calidad y ciudades con un gran patrimonio. Un ejemplo es Avilés, medio marinera y campesina, ha sabido adaptarse al paso de los años, salvaguardando una riqueza monumental en forma de pazos, iglesias, conventos… Nos acercamos a Gijón que también presenta una amplia historia a través de sus ricos y antiguos monumentos. Por su parte, Oviedo mezcla el pasado y el hoy, con una importante oferta de museos para conocerla mejor.

Cantabria inmensa. A caballo entre esta comunidad se hallan unas de las montañas más hermosas del mundo. Son los Picos de Europa que durante la época estival no pueden estar más bellos. Es un gran parque que permite realizar excursiones a pie, senderismo, rutas, llegada en bicicleta, deportes de aventura… y un gran conjunto de casas rurales a tu disposición para quedarte el tiempo que estimes necesario.

Pero la comunidad presenta muchas más cosas. La cultura, el deporte y el turismo rural se dan de la mano para acoger a toda clase de visitantes. Otro parque es el de la Dunas de Liencres, que mezcla playa y campo a la vez; el parque de Peña Cabarga, los Collados del Asón, zonas rupestres y de larga tradición arqueológica.

Por otra parte, si queremos ciudad, Santander sobresale por su infinidad de actividades que se pueden realizar durante verano. Encuentros, juegos infantiles, aeróbic en la playa, ruta de los restaurantes, visitar los museos…

El País Vasco tiene playas de amplia envergadura. San Sebastián posee una de las más conocidas, como la de La Concha, muy poblada durante este mes y siempre llena de surfistas. Bilbao con su ría no es menos y en verano tiene gran movimiento.

Foto: www.sxc.hu