El 7 de julio se celebra la festividad de San Fermín en Pamplona, Navarra, una de las celebraciones más sonadas de toda España y del mundo.

Son las fiestas que han dado a conocer a Pamplona a nivel internacional. Son muchos los turistas que se acercan a esta ciudad que durante estas fechas multiplica la población en miles de personas. Este año 2012 el programa de fiestas viene cargado de nuevas propuestas.

Cuenta con 431 actos programados, que engloba conciertos, actos institucionales, actividades infantiles, fuegos artificiales… con la marcha a Vísperas y la tradicional ‘Riau riau’. En su programa de conciertos veremos en directo a Macaco, La Fuga, Sidonie, Seguridad Social, Soraya y la Década Prodigiosa.

Aunque los protagonistas de los Sanfermines son realmente los espectáculos taurinos y encierro de toros que son seguidos por múltiples televisiones internacionales. Hay que extremar las precauciones para estos actos, que suelen tener lugar a primera hora de la mañana porque algunos turistas atrevidos pueden correr riesgos si no son profesionales en el tema.

Si estamos de turismo en esta ciudad durante los Sanfermines, no podemos perdernos algunos intereses cuturales y de patrimonio monumental. Podemos visitar palacio de Navarra, junto a la Plaza del Castillo, que data de mediados del siglo XIX.

Daremos una vuelta por la Plaza del Castillo, el Museo Oteiza, dedicado al famoso escultor; el Museo de Navarra, el más importante y valioso de la ciudad, la glesia de San Nicolás; la catedral, de fachada neoclásica; el Baluarte, un gran palacio de congresos, los Jardines de la Taconera; el Parlamento de Navarra; o la Casa Consistorial, donde tienen lugar una gran parte de los actos de estas fiestas.

Recorre el centro histórico que está plagado de hoteles, bares y restaurantes típicos. Hemos de pensar que en Navarra se come excelentemente bien, y en cualquiera de sus locales nos darán pintxos y tradicionales platos que mezclan los mejor de la cocina tradicional con la renovada. No dejes de probar tampoco los vinos, que son fantásticos al ser tierra de viñedos compartida con el País Vasco.